La seguridad en torno a los tratamientos de control de plagas en viviendas

Frecuentemente, la seguridad en torno a los tratamientos de control de plagas en viviendas es un tema que preocupa a quienes están en busca de un servicio de control, para insectos o para roedores. Esto no se debe más que a la desinformación general que existe sobre los procedimientos aplicados.

En especial padres de niños pequeños, o propietarios de viviendas en las que habitan personas mayores o delicadas de salud, el tema de la seguridad en torno a los tratamientos de control de plagas en viviendas genera una inmensa cantidad de dudas que deben despejarse para su tranquilidad, antes de realizar un control.

Los tratamientos más comunes en control de plagas son el control de roedores, y el control de insectos:

  • Roedores

Hoy en día, todos los productos de uso cotidiano para el control de roedores (roenticidas) a manos de profesionales, carecen de plazo de seguridad. Lo que esto significa es que en condiciones de uso normal (a manos de profesionales autorizados y correctamente formados), su uso no debe implicar un riesgo para las personas. En el control de roedores no existe mayor riesgo.

La ventaja de los productos que carecen de plazo de seguridad es que, en principio, no tiene por qué suponer ningún riesgo para mascotas y humanos, y, además, significa que no es necesario el desalojo de la instalación para su aplicación durante un tratamiento. Los procedimientos de control de roedores se pueden ejecutar manteniendo el uso normal del área tratada; si las zonas a tratar tienen un flujo constante de personas, se procura trabajar en las horas de menor movimiento.

  • Insectos

El riesgo asociado a una materia activa o producto formulado está estrechamente relacionado con las vías de acceso, es decir, los canales a través de los que el material biocida se introduce en un organismo para provocar su acción. Las vías principales son:

  1. Vía aérea (respiratoria)
  2. Por contacto (piel)
  3. Vía digestiva

Como los primeros productos para la desinsectación que se desarrollaron para su aplicación en el ámbito ambiental y en la industria alimentaria actuaban por vía aérea y por contacto, su aplicación implicaba la necesidad de dispersar gran cantidad de materia activa por todo el ambiente, con el riesgo potencial de afección a personas y animales, incluso contaminación química de alimentos.

Recordemos que los tipos de controles activos son:

  1. Control activo químico
  2. Control activo mecánico
  3. Control activo biológico

Los controles mecánicos y biológicos no suelen presentar mayor problema en cuanto a la seguridad para los humanos. En este artículo nos enfocaremos únicamente en el control activo químico.

Una parte importante de productos para la desinsectación tiene base líquida con o sin disolventes orgánicos, que se aplican con técnicas de pulverización y sus derivados (nebulización, inyección, etc.) bien puros (lacas, por ejemplo), o disueltos en agua. Todos estos productos tienen plazo de seguridad, por lo que al requerir su uso, todo el lugar debe ser desalojado durante el tiempo estipulado por el fabricante del producto (o más, si el profesional en control de plagas lo considera pertinente). Estos son productos o técnicas de espectro amplio; además de afectar las dianas que se desean eliminar también son capaces de afectar a otros tipos de organismos (incluyendo mascotas, humanos, e incluso insectos considerados beneficiosos como las abejas).

Posteriormente, procurando evitar riesgos e incomodidades, así como el uso indiscriminado de grandes cantidades de producto, surgen formatos de insecticidas dirigidos a actuar a través la vía digestiva, que son los más aplicados hoy en día.

En respuesta a todos los problemas que producen los productos con plazo de seguridad (se requiere el uso de cantidades de producto muy por encima de lo realmente necesario en relación con la cantidad de insectos a eliminar, problemas de salud para usuarios y trabajadores, etc.), surgen los formatos de producto que usan la vía digestiva como medio para que las materias activas entren en el organismo. Se da solución así a varios inconvenientes como los plazos de seguridad y el uso irracional de biocidas. 

En la actualidad, en la desinsectación, se ha logrado el desarrollo de formatos de cebo básicamente para 3 dianas: cucarachas, hormigas y moscas. Otra gran ventaja de este formato es que el consumo de producto es mucho menor a los que son necesarios con técnicas de pulverización.

Mientras más específico sea el producto, menos riesgos existen. Hoy en día se trabaja en la generación de productos que no sólo actúen sobre determinado insecto, sino específicamente sobre determinada especie. Existen en el mercado, por ejemplo, productos orientados exclusivamente a eliminar la cucaracha Blattella germanica, o la Periplaneta americana, cuya eficacia se reduce notablemente si son utilizados con otras especies.

Percepción general de los controles de plagas

La percepción general de los tratamientos de control de plagas ha evolucionado positivamente. Ha dejado de ser visto como una actividad que se debe ocultar, a tratarse como lo que es: una actividad de rutina que se realiza para un control preventivo. Ahora los usuarios saben que estas actividades son procedimientos rutinarios que son necesarios, y que no suponen ningún riesgo.

No siempre que se recurre al especialista en control de plagas es para una acción correctora (a causa de un problema existente), sino que lo común es que estas labores se hagan de forma preventiva. Actualmente está asumido que estas labores se hacen como prevención, no como corrección.

Mira cuáles son los 5 parámetros por valorar antes de realizar un control de plagas.

¿Requieres del servicio, pero te preocupa el tema de la seguridad en torno a los tratamientos de control de plagas en tu vivienda? Contacta ahora con nuestro equipo de profesionales técnicos, que esperan dispuestos para despejar tus inquietudes.

Seguridad en torno a los tratamientos de control de plagas en viviendas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La seguridad en torno a los tratamientos de control de plagas en viviendas

Frecuentemente, la seguridad en torno a los tratamientos de control de plagas en viviendas es un tema que preocupa a quienes están en busca de un servicio de control, para insectos o para roedores. Esto no se debe más que a la desinformación general que existe sobre los procedimientos aplicados.

En especial padres de niños pequeños, o propietarios de viviendas en las que habitan personas mayores o delicadas de salud, el tema de la seguridad en torno a los tratamientos de control de plagas en viviendas genera una inmensa cantidad de dudas que deben despejarse para su tranquilidad, antes de realizar un control.

Los tratamientos más comunes en control de plagas son el control de roedores, y el control de insectos:

  • Roedores

Hoy en día, todos los productos de uso cotidiano para el control de roedores (roenticidas) a manos de profesionales, carecen de plazo de seguridad. Lo que esto significa es que en condiciones de uso normal (a manos de profesionales autorizados y correctamente formados), su uso no debe implicar un riesgo para las personas. En el control de roedores no existe mayor riesgo.

La ventaja de los productos que carecen de plazo de seguridad es que, en principio, no tiene por qué suponer ningún riesgo para mascotas y humanos, y, además, significa que no es necesario el desalojo de la instalación para su aplicación durante un tratamiento. Los procedimientos de control de roedores se pueden ejecutar manteniendo el uso normal del área tratada; si las zonas a tratar tienen un flujo constante de personas, se procura trabajar en las horas de menor movimiento.

  • Insectos

El riesgo asociado a una materia activa o producto formulado está estrechamente relacionado con las vías de acceso, es decir, los canales a través de los que el material biocida se introduce en un organismo para provocar su acción. Las vías principales son:

  1. Vía aérea (respiratoria)
  2. Por contacto (piel)
  3. Vía digestiva

Como los primeros productos para la desinsectación que se desarrollaron para su aplicación en el ámbito ambiental y en la industria alimentaria actuaban por vía aérea y por contacto, su aplicación implicaba la necesidad de dispersar gran cantidad de materia activa por todo el ambiente, con el riesgo potencial de afección a personas y animales, incluso contaminación química de alimentos.

Recordemos que los tipos de controles activos son:

  1. Control activo químico
  2. Control activo mecánico
  3. Control activo biológico

Los controles mecánicos y biológicos no suelen presentar mayor problema en cuanto a la seguridad para los humanos. En este artículo nos enfocaremos únicamente en el control activo químico.

Una parte importante de productos para la desinsectación tiene base líquida con o sin disolventes orgánicos, que se aplican con técnicas de pulverización y sus derivados (nebulización, inyección, etc.) bien puros (lacas, por ejemplo), o disueltos en agua. Todos estos productos tienen plazo de seguridad, por lo que al requerir su uso, todo el lugar debe ser desalojado durante el tiempo estipulado por el fabricante del producto (o más, si el profesional en control de plagas lo considera pertinente). Estos son productos o técnicas de espectro amplio; además de afectar las dianas que se desean eliminar también son capaces de afectar a otros tipos de organismos (incluyendo mascotas, humanos, e incluso insectos considerados beneficiosos como las abejas).

Posteriormente, procurando evitar riesgos e incomodidades, así como el uso indiscriminado de grandes cantidades de producto, surgen formatos de insecticidas dirigidos a actuar a través la vía digestiva, que son los más aplicados hoy en día.

En respuesta a todos los problemas que producen los productos con plazo de seguridad (se requiere el uso de cantidades de producto muy por encima de lo realmente necesario en relación con la cantidad de insectos a eliminar, problemas de salud para usuarios y trabajadores, etc.), surgen los formatos de producto que usan la vía digestiva como medio para que las materias activas entren en el organismo. Se da solución así a varios inconvenientes como los plazos de seguridad y el uso irracional de biocidas. 

En la actualidad, en la desinsectación, se ha logrado el desarrollo de formatos de cebo básicamente para 3 dianas: cucarachas, hormigas y moscas. Otra gran ventaja de este formato es que el consumo de producto es mucho menor a los que son necesarios con técnicas de pulverización.

Mientras más específico sea el producto, menos riesgos existen. Hoy en día se trabaja en la generación de productos que no sólo actúen sobre determinado insecto, sino específicamente sobre determinada especie. Existen en el mercado, por ejemplo, productos orientados exclusivamente a eliminar la cucaracha Blattella germanica, o la Periplaneta americana, cuya eficacia se reduce notablemente si son utilizados con otras especies.

Percepción general de los controles de plagas

La percepción general de los tratamientos de control de plagas ha evolucionado positivamente. Ha dejado de ser visto como una actividad que se debe ocultar, a tratarse como lo que es: una actividad de rutina que se realiza para un control preventivo. Ahora los usuarios saben que estas actividades son procedimientos rutinarios que son necesarios, y que no suponen ningún riesgo.

No siempre que se recurre al especialista en control de plagas es para una acción correctora (a causa de un problema existente), sino que lo común es que estas labores se hagan de forma preventiva. Actualmente está asumido que estas labores se hacen como prevención, no como corrección.

Mira cuáles son los 5 parámetros por valorar antes de realizar un control de plagas.

¿Requieres del servicio, pero te preocupa el tema de la seguridad en torno a los tratamientos de control de plagas en tu vivienda? Contacta ahora con nuestro equipo de profesionales técnicos, que esperan dispuestos para despejar tus inquietudes.

Seguridad en torno a los tratamientos de control de plagas en viviendas

Vuelve al comienzo